Seguidores

viernes, 29 de abril de 2016

El choque por alcance epidemia verdadera


choque_trasero.jpeg



Debe ser muy penca (no encuentro la palabra elegante adecuada) chocar por detrás a un vehículo que se ha detenido repentinamente, también puede producir (de hecho lo ha hecho en innumerables ocasiones) severos daños materiales echando a perder las vacaciones y hasta muertes y heridas graves.

Este hecho se produce porque sencillamente no vamos siguiendo a una distancia de seguridad. En el tránsito el tiempo se traduce en distancia recorrida, por ejemplo a una velocidad de 100 Km/hora recorremos 27,7 m/seg. Por otra parte los seres humanos no reaccionamos instantáneamente frente a un estimulo, como serían las luces de freno del vehículo que nos antecede; para nuestro estudio vamos a suponer que el tiempo de reacción promedio de un conductor sea de 1 segundo (es un poco menos, pero al decir que es de un segundo aumentamos nuestra seguridad).

Ahora bien, si nosotros reaccionamos un segundo después de encendidas las luces de freno del que nos antecede, este recorrerá de ahí en adelante la distancia de frenado (la que recorre el vehículo bajo la acción de los frenos hasta detenerse) en cambio nuestro vehículo recorrerá ambas distancias, la de reacción y la de frenado por lo que si fuéramos tan cerca como a una distancia de reacción solamente, le chocaríamos. Esto se traduce en que el que nos antecede a la hora de parar nos lleva ganada la distancia de reacción, puesto que nos avisa cuando ya está pisando el freno.

Por lo antes expuesto es por seguridad que se aconseja conducir a una distancia equivalente a lo que recorrería nuestro vehículo en dos segundo a la velocidad que vamos. De esta manera nos aseguramos a frenar detrás del otro a una distancia equivalente a la que nuestro vehículo recorrería en un segundo a la velocidad que vamos (distancia total de parada menos distancia de reacción)
Que quede bien en claro: si vamos a 100 Km/hora siguiendo a una distancia menor a 27 metros, lo más probable es que le choquemos y el choque será más potente en tanto menos sea la distancia de seguimiento.

Seguro me preguntareis ¿Cómo determino los dos segundos? Muy sencillo, cuando el parachoques trasero del vehículo al que seguís sobrepasa cualquier punto de referencia de orilla del camino comienza a contar a velocidad normal de la voz, mil ciento uno, mil ciento dos (esos serán los dos segundos). Si llegas frente al punto de referencia antes de los dos segundo significa que vas muy
cerca y que deberás alejarte, así de simple. Por supuesto que si quieres ir a tres segundos, mejor todavía. Por otra parte si se te mete entre medio otro vehículo, igual mantén los dos segundos.

 Al arrancar después de haber estado detenido detrás de otro vehículo igual deberías esperar los dos segundos antes de reanudar la marcha. Si está lloviendo y el camino está mojado y quizás patinen las ruedas no te preocupes, porque las del vehículo que sigues también habrán patinado y no es necesario aumentar la distancia de seguimiento, aunque siempre será más seguro hacerlo