Seguidores

viernes, 29 de abril de 2016

Salve accidente. Los que vamos a morir te saludamos

accidnte.jpg


Durante los días festivos de navidad y año nuevo (8) murieron 46 personas en accidentes del tránsito, esto sin contar los que seguramente murieron entre ambas fiestas. Ahora bien, en relación con los accidentes que causaron estas muertes ¿Cuántas personas habrán resultado heridas? ¿Cuántas irán a quedar con invalideces permanentes? ¿Cuántas irán a quedar para siempre postradas en una cama o atadas a una silla de ruedas? ¿Cuántos niños quedarían huérfanos? Ante tan terribles costos creo que todos y cada uno tenemos que encontrar las causas profundas de tanta tragedia, para desde allí comenzar a desarrollar los remedios, las defensas contra el mal en cuestión. No hay otra solución.

El título de este artículo obedece a que, aparentemente, todos los que se lanzan a los caminos en pos de destinos placenteros lo hacen alegre y confiadamente, pero ¿será realmente así?. Recuerdo que una vez un amigo que trabajaba como chofer de camiones me confidenció que cada vez  que iba a emprender un viaje sentía temor. ¿No será que muchas personas al conducir, lo hagan inconscientemente en forma temeraria para simplemente aparentar seguridad y destreza?

Más de una vez he escuchado a alguien que dice que en el tránsito hay que ir a la velocidad que van todos, que se sienten llevados por el tránsito a una velocidad que quizás no quisieran ir o que incluso les produce temor y que sin embargo no se atreven a ignorar a la “manada”, exponiéndose al riesgo de sufrir un accidente. 

Recuerdo el caso de un camionero que desolado miraba su camión destrozado en aquel choque en cadena ocurrido hace un tiempo en las cercanías de Casablanca y dijo “yo iba a 80 nomás”, es posible que este camionero aún presintiendo el peligro de ir a esa velocidad en medio de la niebla sin embargo no se atreviera a determinar su propia velocidad, adecuada a las condiciones. Si hubiese ido a la distancia adecuada no habría chocado contra el de adelante, en el peor de los casos podría haber sido chocado por detrás.

Yo no le doy mayor importancia a los anuncios de las autoridades en cuanto a que en tal o cual feriado murieron X personas en accidentes del tránsito, como queriendo decir que en esas fechas es más peligroso viajar. Por ejemplo el promedio diario de las 46 muertes de las fiestas de fin de año están ligeramente por sobre el promedio diario de todo el año pasado (no creo equivocarme) por otra parte es hasta lógico que en tales ocasiones hayan más accidentes por la sencilla razón de que al haber muchos más vehículos en las carreteras hay muchos más expuestos al riesgo en cuestión.

Pongo a disposición de ustedes mi blog, como un lugar para que expongan o cuenten sus experiencias, para que puedan servir a otros, así como para discutir cuestiones que puedan aclarar sus dudas. La cuestión es que algo hay que hacer entre todos para disminuir las tragedias que se producen en nuestras calles y caminos.

Por último, creo que agradecería mucho a quien pudiera poner lo que acabo de decir, en palabras tales que pudieran impresionar hondamente a las personas. Esta persona podría ser quizás un poeta.